yacimientos metaliferos de Bolivia

LIBRO:  GUÍA A LOS YACIMIENTOS METALÍFEROS DE BOLIVIA (Primera Edición)

Bolivia ocupa un territorio de 1,098,581 km2, y hospeda inmensos recursos de plata, estaño, oro, plomo, zinc, cobre, bismuto, antimonio, wólfram, platino, paladio, tantalio, cromo, níquel, cadmio e indio. Esta amplia y diversa gama metalífera está distribuida principalmente distribuida en el Orógeno Andino y en el Precámbrico, que en conjunto abarcan el cerca del 60% de Bolivia (Arce-Burgoa, 2007; Fig. 1).

1.0  Síntesis de la Geología de Bolivia

El territorio boliviano puede dividirse en seis provincias tectono-fisiográficas, las que de este a oeste son: el Precámbrico Boliviano, las Llanuras Chaco-Benianas, el Subandino, la Cordillera Oriental, el Altiplano y la Cordillera Occidental (las cuatro últimas componen el Orógeno Andino Boliviano (Fig. 2).

1.1  El Escudo Precámbrico Boliviano


El Escudo Precámbrico Boliviano (o Precámbrico Boliviano), localizado en el oriente de  Bolivia, forma la parte del Escudo Central Brasileño o Cratón de Guaporé, comprendiendo rocas cristalinas proterozoicas,, lateritas terciarias  y cuencas aluvionales cuaternarias.
 
1.2  Las Llanuras Chaco-Benianas

Las Llanuras Chaco-Benianas cubren el 40% de Bolivia y se encuentran localizadas en la parte central del país a elevaciones inferiores a 250 m.s.n.m. Comprenden sedimentos aluviales, los que suprayacen a sedimentitas rojas terciarias de más de 6 km de espesor, las que a su vez descansan sobre un basamento de rocas paleozoicas y mesozoicas precámbricas.

1.3   El Orógeno Andino Boliviano

El Orógeno Andino Boliviano cubre aproximadamente 42% de Bolivia e incluye las unidades: Zona Subandina, la Cordillera Oriental, el Altiplano y la Cordillera Occidental.  El Orógeno consiste de series de cadenas montañosas, serranías aisladas y planicies, que atraviesan el país del norte al sur. 

1.3.1   La Zona Subandina.

La zona Subandina comprende una faja longitudinal plegada y de corrimiento, constituyendo una cuenca activa de antepaís. Se caracteriza por la ;  de serranías angostas de dirección general norte-sur y elevaciones entre 500 y 2.000 m.s.n.m. Las Litologías consisten de rocas sedimentarias marinas siliciclásticas paleozoicas y rocas sedimentarias continentales mesozoicas y terciarias.

1.3.2    La Cordillera Oriental.

La Cordillera Oriental constituye una región montañosa poligénica de edad Ordovícica a Reciente, y está compuesta por lutitas, limolitas, calizas,  areniscas, pizarras, y cuarcitas. Estas secuencia siliciclástica y metamórfica rellena una cuenca marina de extensión aproximada 280,000  km2 .

1.3.3   El Altiplano.

El Altiplano comprende una cuenca continental del antepaís, de longitud aproximada 850 km y un ancho promedio de 130 kilómetros (ca. 110.000 kms2), localizado entre elevaciones 3,600 y 4,100 m.s.n.m. Geomorfológicamente, consiste de una extensa planicie, interrumpida por serranías aisladas.

1.3.4   La Cordillera Occidental.

La Cordillera Occidental consiste en una cadena montañosa volcánica de 750 km de longitud y 40 km de ancho promedio. La misma está conformada por flujos de lava y rocas piroclásticas de edad jurásica tardía y por secuencias marinas de  areniscas y limolitas de edad cretácica temprana. En menor proporción, sedimentitas continentales de edad cretácica tardía se depositaron sobre las rocas marinas y contemporáneamente se emplazaron grandes plutones granitoides que conforman el Batolito de la Costa del Perú y de Chile (Ritcher et al., 1992).

2.0 Geología Estructural y Estratigrafía de Bolivia

2.1 Geología Estructural

2.1.1 Proterozoico.

La evolución estructural de Bolivia durante el Proterozoico está relacionada con las orogenias San Ignacio, Sunsás, y Brasiliano.  Las estructuras principales son zonas de cizalla de más de 2 km, así como de fallas, pliegues anticlinales y sinclinales y vetas en albarda, las cuales están asociadas con los recursos metalíferos del Precámbrico Boliviano (Arce-Burgoa, 2007).

2.1.2  Fanerozoico.

Durante el Fanerozoico, importantes eventos de deformación se producen en entre el Devónico y el Triásico (Fase Hercínica); que incluyen solevantamientos y plegamientos locales (Bard et al., 1974; Martínez, 1980; y Sempere, 1995). Posteriormente, en el Oligoceno Medio a Superior, ocurren intensas deformaciones y plegamientos contemporáneos a la formación de los Andes. Los eventos tectono-magmáticos principales ocurrieron principalmente entre los  27-19 Ma y 11-5 Ma. Otras deformaciones menores ocurrieron en 42 Ma, 17-15 Ma, y 2 Ma. Una deformación durante el Oligoceno Superior a Reciente, durante la Orogénesis Andina en Bolivia, incluyó solevantamientos al este y noreste de las lutitas paleozoicas alóctonas.

Tabla 1  División Estratigráfica de Bolivia (modif. de Sempere, 1995).

Supersecuencia o Superunidad

Edad y (duración)

Complejo Granulítico de Lomas Manechis

Paleoproterozoico (600 M.y.)

Chiquitanía, Santa Rita, complejos metamórficos de Río Fortuna y Aventura

Mesoproterozoico Inferior (120 M.y.)

Esquistos San Ignacio

Mesoproterozoico Medio (200 M.y.)

Tacsara

Cámbrico Superior-Ordovícico Medio (Caradociano Medio), (80 M.y. o mayor)

Chuquisaca

Ordovícico Medio/Superior (Caradociano Superior) - Devónico Superior (Famenniano Medio),  (85 M.y.)

Villamontes

Devónico Superior (Famenniano Superior) -  Carbonífero Inferior (Mississippiano), (40 M.y.)

Cuevo

Carbonífero Medio/Superior (Pennsilvaniano) - Triásico Inferior (85 M.y.)

Serere

Triásico Medio-Jurásico Medio (95 M.y.)

Puca A+B

Jurásico Superior – Cretácico Medio (Turoniano), (56 M.y.)

Puca C

Cretácico Superior (Senoniano) - Paleoceno Medio (31 M.y.)

Corocoro

Paleocene Superior-Reciente (≤57 M.y.)

La mayoría de las rocas entre el Precámbrico y Triásico Inferior son de origen marino, a diferencia de las del Triásico Medio a Reciente, que fueron depositadas principalmente en un ambiente continental.

3.0   Magmatismo

La evolución magmática en Bolivia se inicia en el Mesoproterozoico-Neoproterozoico, en estrecha asociación con las orogenias San Ignacio, Sunsás y Brasiliana de edades entre 1800 y 570 Ma. Durante el Ordovícico Medio y Superior, el magmatismo ocurrió localmente la Cordillera Oriental. Entre el Pérmico y Eoceno Superior, el magmatismo se concentra al norte del Lago Titicaca, el Nevado Illampu y en Zongo al noroeste de La Paz.  Los granitoides son producto del ambiente extensional y del tectonismo-subducción relacionados (Tist, 1985; Schneider, 1990).

Durante el Cretácico, el magmatismo en la parte norte de la Cordillera Oriental incluyó el emplazamiento de la granodiorita Huato y del Complejo Ígneo Charazani. Lavas más jóvenes de composición riolítica a riodacítica, rocas piroclásticas, y domos riolíticos en el mismo complejo revelan edades de  56.8 ± 1.5 Ma y 47.1 ± 1.0 Ma (Argandoña, 2006). Durante el Oligoceno, un magmatismo extensivo ocurrió en la parte centro-sud de Bolivia (área de Kari Kari). En el Oligoceno Superior un volcanismo alcalino se produjo en el Altiplano y la Cordillera Occidental. En el Mioceno Medio se desarrolló un arco magmático en la Cordillera Occidental, el Altiplano, y parte de la Cordillera Oriental. Durante el Mioceno Inferior, se completa la formación de la caldera resurgente de Kari Kari. Extensos domos riolíticos corresponden a un evento magmático hace 4-1 Ma y finalmente la Provincia Nuevo Mundo tiene una edad < 1 Ma (Schneider, 1987).

4.0 Tipos de Yacimientos Metalíferos de Bolivia

En Bolivia, más de 15 tipos de depósitos minerales metalíferos fueron identificados (según la siguiente lista), lo que demuestra la gran variedad de recursos metálicos potenciales, en lo qué podría ser uno de los ambientes geológico y metalogénico más prolíficos del continente, particularmente en los Andes Centrales y el Cratón de Guaporé (Precámbrico Boliviano); Figs. 1 y 2.

  • Vetas polimetálicas “tipo Boliviano”
  • Yacimientos polimetálicos relacionados con plutones
  • Yacimientos Orogénicos de Au±Sb
  • Yacimientos vetiformes Epitérmales y Transicionales
  • Cobre en estratos rojos
  • Vetas de zinc-plomo (plata) hospedadas en rocas sedimentarias
  • Yacimientos de óxido de hierro-cobre-oro (IOCG)
  • Depósitos sedimentarios exhalaticos (“SEDEX”) de Pb-Zn
  • Menas de hierro en Formaciones de Hierro Bandeado (BIF)
  • Yacimientos de Sulfuros Masivos Volcanogénicos (VMS) de Cu-Zn-Au (Pb)
  • Depósitos de Ni y EGP relacionados con intrusiones Ultramáficas y máficas
  • Yacimientos de tipo Mississippi Valley (MVT).
  • Depósitos tipo placer de oro
  • Otros tipos de depósito en Bolivia (Tipo Lovozero de Nb, Ta, TR; evaporíticos; piedras preciosas y semipreciosas; de pegmatitas; de azufre). 

Esta diversidad de depósitos está distribuida a través de Orógeno Andino y en áreas cubiertas por rocas del basamento Precámbrico, los que demuestra la favorabilidad geológica y metalogénica del territorio Boliviano (Arce-Burgoa, 2007).

5.0   Metalogenia General

La metalogenia de Bolivia está relacionada con la actividad magmática, particularmente con el emplazamiento de  cuerpos intrusivos, plutónicos y subvolcánicos. Los primeros ocurren principalmente en rocas precámbricas y en la parte norte de la Cordillera Oriental, y la última en las porciones central y sud de la Cordillera Oriental. Bolivia participa de tres importantes  provincias metalogénicas de América del Sur (Fig. 1):

  • El Escudo Precámbrico (Cratón de Guaporé),
  • Las Llanuras Chaco-Benianas (Cuencas Amazónica y Platense), y
  • Los Andes Centrales.  

5.1   El Escudo Precámbrico

Los tres  Ciclos Orogénicos Proterozoicos en Bolivia: San Ignacio (ca. 1800-1280 Ma), Sunsás (ca. 1280-950 Ma), y Brasiliano (ca. 950-570 Ma), están relacionados con las épocas metalogénicas principales, (Litherland et.al., 1986; Heuchmidt y Miranda, 1995), de edad decreciente de norte a sud:

  • Faja Au-Mn del Cratón de Paraguá,
  • Faja polimetálica de Sunsás y,
  • Faja Fe-Mn de Mutún-Tucavaca

5.2    Las Llanuras Chaco Benianas

La parte norte de las Llanuras Chaco-Benianas está atravesada por los grandes ríos Madera, Madre de Dios, Beni, y Mamoré y por sus numerosos tributarios. Varios de los mismos hospedan cantidades significativas de oro tipo placer, principalmente en las cuencas de río Madera y de río de Madre de Dios, y en menor proporción en el Madidi, Undumo, Tejeque, y otros tributarios del río de Beni. Estos ríos definen lo que sea denominado Cuenca de Amazonas, que incluyen importantes placeres y los paleoplaceres de oro (Heuschmidt et al., 2000).

5.3   Los Andes centrales

El Orógeno Boliviano se puede ser dividido en cuatro fajas metalogénicas:

  • Faja Polimetálica del Altiplano y de la Cordillera Occidental
  • Faja Estannífera
  • Faja Auro-Antimonífera
  • Faja Plumbo-Zinquífera

6.0   Recursos Metalíferos de Bolivia

Bolivia hospeda más de 3,000 depósitos y ocurrencias metalíferas, que se encuentran distribuidas en todas sus unidades litotectónicas. Históricamente, la producción metalífera boliviana ha sido principalmente polimetálica (de altas leyes) de Sn, Ag, Zn (+/-Sb, W y Pb), con un predominio claro del Ag-Sn-Zn; principalmente de estaño y/o polimetálicos en yacimientos conocidos como Cerro Rico de Potosí, Llallagua, Huanuni, y Bolivar. A  excepción de Llallagua, estos otros depósitos importantes todavía contienen aproximadamente la mitad de sus recursos, a pesar de los períodos largos de explotación.

En Bolivia en los últimos veinticinco años, se ha  identificado importantes recursos metalíferos de grandes  tonelajes y baja ley de Au, Ag, Zn, Cu, Pb, Pt, PS, Ta, Nb, Ni, Cd, In, Li, and B. Éstos son favorables a la explotación a “tajo abierto " en depósitos tales como Puquio Norte, Don Mario, San Simón, Miguela y Rincón del Tigre en el Precámbrico; Kori Kollo, San Cristóbal, Iroco, y Vinto en el Altiplano; y San Bartolomé, San Bernardino, y Amayapampa-Capacirca en la Cordillera Oriental. En 1990,  la primera mina a cielo-abierto en Bolivia fue en Kori Kollo (Au-Ag). En ese entonces, se constituye en el mayor productor de oro en Suramérica. Todos esos descubrimientos incorporaron las siguientes reservas: 530 millones de toneladas con 13 millones de onzas de Au; 740 millones de onzas de Ag; 4.1 millones de toneladas de Zn; 1.4 millones de toneladas de Pb; y 0.14 millones de toneladas de Cu.

Adicionalmente, existen aproximadamente 250.000 km2 inexplorados (~ el 25% del territorio nacional) y de 200,000 km2 subexplorados (~ 20% del territorio boliviano), que son geológicamente favorables para la ocurrencia de recursos adicionales de una gran variedad de metales (Arce-Burgoa, 2007).

[Comprar]

grafico1

grafico2

© www.osvaldoarce.com • Desarrollado por REYKANT design
Derechos Reservados ® 2009 • La Paz - Bolivia
v